Free songs

Basta de etiquetas falsas

Cada vez más casos de diversas etiquetas inadecuadas como el TDAH afectan a más niños. Un porcentaje altísimo de niños que sólo se comportan como niños sanos son diagnosticados, etiquetados y medicados.

Un niño menor de 6-7 años aprende mediante el juego y el movimiento. Lo normal es que no pare y por supuesto que no se centre en una tarea de tipo intelectual. E incluso después de esa edad, el mismo Piaget, referente en psicología evolutiva, decía que si un niño de 7-8 años en adelante no demostraba interés por el conocimiento, es que algo fallaba, pero no en el niño, sino en la familia o en la escuela.


En esta “moda” de etiquetar a los niños no se tienen en cuenta varias cosas:

• Un comportamiento normal y sano en un niño es clasificado como trastorno simplemente porque no encaja en una sociedad donde los niños no caben porque sus padres no están disponibles debido a su trabajo, las aulas están saturadas, los contenidos y la metodología educativa son inadecuados, no se tiene tiempo para los niños y se les apunta a clases extraescolares… El niño no es lo que hay que cambiar.

• Se ofrece a los niños gran cantidad de juguetes además inadecuados como sustitutivo del amor y el tiempo que no reciben de sus padres. Juguetes muy llamativos y excitantes que junto con las horas que pasan frente a la TV, consola u ordenador hacen que el niño esté sobreestimulado, con lo cual es difícil que luego centren su atención en una clase que les aburre y que tampoco está adaptada a lo que necesitan.

• Debido en muchas ocasiones a la violencia obstétrica, muchos niños presentan reflejos primarios sin inhibir en la etapa adecuada, por lo que no se desarrollan correctamente los reflejos posturales ni las áreas superiores del cerebro, como en el caso de mi hijo. Esto puede generar problemas de desarrollo, de lenguaje, incluso de inquietud y falta de atención como ocurre en el caso de que no se encuentre inhibido el reflejo espinal de Galant, en cuyo caso tendríamos niños que no pueden estar quietos sentados, con dificultades de memoria y concentración, etc (curiosamente, los mismos síntomas que en el TDAH). También puede tratarse de problemas de audición, por lo que no hablan ni se desarrollan correctamente.

• Se confunde la individualidad con trastornos. Hay niños que son diagnosticados de TDAH simplemente porque destacan en cuanto a su actividad, o porque les interesan cosas diferentes.  Muchas veces incluso a estos niños se les marca un rol. Si etiquetas a un niño como “movido”, “travieso”, “el que nunca atiende en clase”, etc, el niño va a tender a satisfacer las expectativas del adulto y a comportarse como tal, incluso acrecentando estos comportamientos, esto se conoce como el efecto Pigmalión. Llega a ser tan grave que en muchas ocasiones el adulto increpa al niño ANTES de que el niño haga nada, dando por hecho lo que va a hacer.

• No se tiene en cuenta los sentimientos de los niños, son “ciudadanos de segunda”.  Si algo debe tener en cuenta la psicología es que los síntomas son aliados, pistas que nos permiten llegar a la causa del problema. Pero esto no ocurre, se ha llegado al absurdo de priorizar poner fin al síntoma sin tener en cuenta la causa y por supuesto sin solucionar el problema, que aparecerá por otro lado. Para esto se utiliza alegremente todo tipo de medicación. Si un niño presenta por ejemplo problemas de concentración en clase, la tendencia es diagnosticarle y medicarle, no ver si puede estar viviendo una situación de abuso, maltrato, o simplemente que no reciba amor en casa.

Todo esto no se suele tener en cuenta.

Del mismo modo que el sueño natural de un bebé es catalogado de trastorno de sueño y modificado con métodos muy dañinos para el desarrollo psicológico y el cerebro infantil porque dormir menos no encaja con los trabajos de los padres y la baja por maternidad es del todo insuficiente, frente a un comportamiento natural en un niño se diagnostican trastornos como el TDAH porque en nuestro sistema sólo encajan los niños tranquilos, obedientes y fáciles de manejar que más tarde se transformen en el mismo tipo de adultos. Y se les suministran medicamentos como anfetaminas, medicamentos peligrosos que no sólo afectan a su desarrollo cerebral (afectan a la percepción y a la cognición en un cerebro en formación), sino que pueden provocar entre otras cosas accidentes cardiovasculares o incluso muerte súbita.

Lo habitual es que esos niños acaben etiquetados y medicados en unos años preciosos para el desarrollo cerebral. Se les roba su vida. Algunos incluso pueden convivir con esta lacra toda ella. Otros que hubiesen podido sanar con un enfoque y un tratamiento adecuado, como en el caso de los reflejos un programa de inhibición de reflejos, o una terapia auditiva, no pueden curarse en la edad en que pueden hacerlo porque son etiquetados erróneamente y continúan así toda su vida (por ejemplo si son diagnosticados de autismo y simplemente tenían un problema de audición, o de nuevo reflejos primarios sin inhibir).

Es muy triste que los padres no podamos confiar así como así en los profesionales que velan por la salud de nuestros hijos. Pero es la realidad, como decía en otra entrada, hay que buscar profesionales adecuados, debidamente formados, que se dejen de protocolos sin sentido y vean la persona que hay en el paciente.

Hay cientos, miles de niños diagnosticados de modo erróneo. Quizá tu hijo sea uno de ellos y al leer esto descubras que no le pasa nada, o que la causa es otra. Quizá tu hijo aun no ha sido diagnosticado y decides informarte bien.

Yo soy de las que creen que el TDAH no existe. El que me diga lo contrario, por favor, que se deje de opiniones y venga con pruebas científicas bajo el brazo.


PD: en cuanto se emita en unos meses colgaremos la entrevista que me hicieron sobre este tema para TV (Cuatro).

Laura Perales Bermejo
Mamá y Psicóloga infantil. Orientación reichiana, humanista, teoría del apego.
Colegiada M-26747

Licencia de Creative Commons
Basta de etiquetas falsas by Laura Perales Bermejo is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://tiendarenacuajos.blogspot.com.es/2013/03/basta-de-etiquetas-falsas.html.
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://tiendarenacuajos.blogspot.com.es/2013/03/basta-de-etiquetas-falsas.html.